Principios y derechos fueron tratados durante la segunda ronda para la construcción del anteproyecto de Ley de Protección de Datos

Una segunda mesa de trabajo se desarrolló en las instalaciones de la Dirección Nacional de Registro de Datos Públicos (Dinardap) para avanzar sobre el tema Principios y Derechos, que forma parte del contenido del anteproyecto de Ley de Protección de Datos Personales, y en el que se abordaron temas como calidad, seguridad, confidencialidad, finalidad, licitud, proporcionalidad y conservación de los datos; además de Derechos como los de acceso, rectificación, cancelación y oposición (ARCO).

 

Cabe señalar que durante el primer encuentro, el debate se centró en el principio de consentimiento, de ahí, que la Dinardap convocó a una nueva reunión a especialistas del sector privado para analizar y construir los contenidos del capítulo de Principios y Derechos que faltaban.

 

Para Christian Espinosa, director de Protección de la Información de la Dinardap, esta segunda ronda permitió, una vez más, conocer las posturas que presentan los especialistas frente a esta temática que son relevantes a la hora de desarrollar un proyecto de ley que faculte el cuidado de los datos personales de la ciudadanía, al tiempo que atraiga inversión; pues como aportara Diego Pinto, de la Asociación Ecuatoriana de Ciberseguridad (AECI), la ley debe estar en armonía no solo en la generación de negocios de sino en la defensa de los derechos de los usuarios principalmente.

 

Por ello, señaló Paulina Casares, abogada independiente, es importante solventar aquellos ‘nudos críticos’ que serán tratados cuando la sociedad civil empiece a hacer sus aportaciones.

 

Daniela Macías, analista jurídica de la Dinardap, recordó que los principios son la base en la que se asienta el tema de los datos personales y los derechos son los que asisten a los titulares respecto al tratamiento para que puedan exigir el respeto a su dignidad.

De ahí que una de las conclusiones alcanzadas en este segundo encuentro es que no se debe elaborar un proyecto muy “reglamentario, que debe tener conceptos muy claros y concisos, sin subjetividades; y así evitar que se den interpretaciones a conveniencia”./DCS.